Una mascota para mis hijos, ¿por qué SÍ?

Una mascota para mis hijos, ¿por qué SÍ?