Volver

Agapornis

También se les conoce como “Inseparables”, ya que suelen formar pareja y vivir con ella toda la vida. Aunque a veces pueden ser revoltosos y ruidosos, su inteligencia y curiosidad hacen de ellos un animal divertido y una genial compañía para cualquier persona.

Agapornis

¿Qué es un agapornis?

Los Agapornis (Agapornis spp) son aves del orden Psittaciformes, habitantes naturales de las sabanas y bosques de África subsahariana, así como las islas del Océano Índico. Existen nueve especies diferentes aunque las más frecuentes como mascota son las especies fischeri, personata y roseicolli, de tamaño pequeño (entre 45 y 70 g), todas ellas con colores muy llamativos en sus plumas. Destacan por su inteligencia, que llama la atención dado su pequeño tamaño. La mayoría de especies se consideran amenazadas (CITES II, excepto Agapornis roseicolli) según el Convenio de Tráfico Internacional de Especies Amenazadas (CITES) ya que su alta demanda ha llevado al tráfico ilegal con ellas. Su fuerte pico está diseñado para abrir los frutos y sus patas les permiten agarrarse, coger y examinar todo tipo de objetos. En la naturaleza los utilizan para conseguir los frutos con los que alimentarse.


¿Estás pensando en comprar un agapornis?

Si estás pensando en adoptar o comprar un agapornis antes debes tener en cuenta que son animales más longevos de lo que parece, pudiendo llegar a vivir incluso 30 años en casos excepcionales, aunque la esperanza de vida media es de 15 años. Es muy importante saber que también se les llama Inseparables, ya que suelen formar pareja y vivir con ella toda la vida. Es por ello que se suelen adquirir en parejas, y se debe tener en cuenta. Debemos recordar que se trata de animales inteligentes, pudiendo llegar a ser cabezotas e incluso agresivos, por lo que estimularlos y jugar con ellos es una parte importante de nuestra rutina diaria con ellos, así como acostumbrarlos a nuestra presencia y manejo. Aprenderemos la mejor manera de ejercitar tanto física como mentalmente a nuestro agapornis, para tener así una mascota sana y feliz. Por ejemplo, podremos ponerles música; ¡a muchos de ellos les encanta bailar! A pesar de ser revoltosos y ruidosos, su inteligencia y curiosidad hace de ellos un animal divertido y una genial compañía para cualquier persona. Pueden adaptar su canto de manera que incluso articulan palabras, o asignan un sonido a un concepto. Son además seres sociables y muy fieles, ya que en la naturaleza viven en bandadas. A la hora de comprar un agapornis, siempre debemos asegurarnos de obtenerlo de un lugar en que se realice la cría en cautividad de manera correcta, ya que por desgracia existe gran cantidad de comercio ilegal y captura furtiva de estos animales. Si tienes dudas, en Gwana Vet podemos aconsejarte dónde comprar o adoptar a tu futuro compañero.


Cuidados de los agapornis

Existen unos cuidados básicos de los agapornis que nunca debemos pasar por alto. Se trata de aves diurnas que disfrutan enormemente la luz solar y están activos durante el día, descansando cuando oscurece. Como ya hemos mencionado, necesitan estímulos y atención. Al ser tan curiosos y juguetones tenemos posibilidades de comprar juguetes variados para disfrutar al máximo con nuestro agapornis. Además de su jaula, es recomendable tener un espacio al que pueda salir para volar y jugar, además de ser el momento de mayor interacción con los miembros de la familia. Siempre puedes consultar a tu veterinario de agapornis qué juguetes son adecuados para ellos.  Es importante saber que son especies monógamas, se emparejan para toda la vida. De hecho, su nombre inglés significa ¨Pájaro del amor¨ (Lovebird). Lo más recomendable es tenerlos en parejas, para que socialicen de la manera más equilibrada posible. Tanto es así, que se ha demostrado que entran en un estado similar a la depresión cuando un agapornis pierde a su pareja. Deberemos prestar especial atención al momento de juntar ambos agapornis, ya que se podrían dar rechazos si se hace incorrectamente, lo que supondría un factor de estrés y una fuente de conflicto para nuestras mascotas. En su jaula, que deberá tener un tamaño mínimo adecuado, alternaremos el uso de juguetes y otros elementos de enriquecimiento medioambiental. En la naturaleza viven en agujeros que realizan en plantas, por lo que es recomendable proporcionarles algún espacio en el que se puedan esconder y disfrutar de su privacidad. Además deberemos tener especial cuidado de la higiene de nuestro agapornis y su entorno, mediante limpiezas frecuentes de la jaula. Todos estos cuidados los aplicaremos siempre con la supervisión y el consejo de nuestro veterinario especialista en exóticos, que nos dará una atención enfocada a la personalidad de nuestro pequeño compañero. Otro aspecto fundamental de los cuidados de los agapornis se centra en la dieta, que se basa principalmente en semillas y frutas. Las semillas y piensos deben aportar todas las vitaminas y minerales que necesitan. En Gwana Vet podrás adquirir comida de muy alta calidad de forma fácil y económica y, en todo caso, estaremos encantados de resolver todas tus dudas respecto a la dieta y cuidados de los agapornis.


Enfermedades y cuidado veterinario de los agapornis

Como ya vimos con los guacamayos, las aves tienden a ser animales poco expresivos a ojos de los dueños, aunque una vez conocido nuestro agapornis nos resultará fácil entenderlo. Es por ello que realizar revisiones periódicas por parte de un veterinario experto en agapornis es muy importante. En la mayoría de especies de psitácidas las enfermedades y cuidados por parte del veterinario son similares. Debido a que los agapornis son aves monógamas, los trastornos del comportamiento tienen especial importancia. Si no se realiza el emparejamiento de manera adecuada, pueden desarrollar problemas de agresividad e incluso de celos. Este problema lo pueden reflejar hacia sí mismos, hacia su pareja e incluso hacia sus dueños. Por ello recomendamos contar con asesoramiento experto a la hora de socializar a nuestro compañero. Los agapornis pueden ser portadores asintomáticos de la enfermedad del pico y las plumas, un virus muy frecuente en aves cautivas. Esta enfermedad puede ser incluso mortal en otras especies de psitácidas, por lo que tendremos cuidado a la hora de introducir un agapornis en un lugar donde haya otras especies de aves. Para asegurarnos, nuestro veterinario de agapornis realizará análisis seriados.