Volver

Ninfas

Las ninfas son animales de lo más simpático y alegre. Por su tamaño y carácter son una mascota perfecta para toda la familia y los niños pueden pueden comenzar a desarrollar la responsabilidad que supone cuidar de un animal.

Ninfas

¿Qué son las ninfas?

Las ninfas (Nymphicus hollandicus) también son conocidas como cocotillas o carolinas. Son psitácidas australianas de la familia de las cacatúas, con un tamaño mucho más pequeño que los grandes loros (80-125 g), por eso son tan populares. Es una de las psitácidas que mantiene poblaciones salvajes abundantes y no se encuentra en ninguna de las categorías de la Lista Roja de Especies Amenazadas (IUCN) ni ha sido necesario regularla bajo el Convenio Internacional de Comercio de Especies Amenazadas (CITES). Las ninfas son animales simpáticos y alegres, por lo que son una mascota perfecta para toda la familia, siempre que aprendamos cómo se deben cuidar adecuadamente. Las ninfas se caracterizan por su graciosa cresta, así como sus mejillas rojizas. Como todas las psitácidas, las ninfas poseen un pico fuerte y curvado, así como manos prensiles que les permiten agarrarse y curiosear multitud de objetos que les rodean. Por ello son una mascota, no sólo bella y elegante, sino de lo más simpáticas y cariñosas.


¿Estás pensando en comprar una ninfa?

Si estás pensando en adoptar o comprar una ninfa, una primera visita al veterinario especialista en exóticos te ayudará a comprender cuáles son sus principales necesidades y te asesorará sobre los cuidados de las ninfas y un manejo adecuado para asegurar su bienestar y calidad de vida. Las ninfas o carolinas son muy activas y cantarinas, incluso algo ruidosas, además de muy inteligentes y sociables, por lo que requieren un contacto muy estrecho con los propietarios cuando se les mantiene en solitario. Si los dueños no pueden dedicarles mucho tiempo al día es mejor que las ninfas estén en parejas para que tengan todas sus necesidades afectivas cubiertas correctamente. Su esperanza de vida es de unos 12-15 años, hecho que se debe tener en cuenta a la hora de comprar una ninfa. El asesoramiento de tu veterinario especialista en ninfas os ayudará a aprovechar al máximo el tiempo que pasáis con vuestra compañera y os indicará el manejo y los cuidados más adecuados. Las ninfas se pueden tener en parejas del mismo sexo evitando así la cría pero, si por el contrario, se busca su reproducción, bastará con que te pongas en contacto con el veterinario de ninfas para que te asesore, ya que sus requerimientos para la cría son más exigentes. Por su tamaño y carácter simpático y extrovertido, son aves muy adecuadas para los niños, ya que así pueden comenzar a desarrollar la responsabilidad que supone cuidar de un animal. Recordamos que estos cuidados siempre deben estar supervisados por un adulto y guiados por el veterinario experto en animales exóticos.


Cuidados de la ninfa

Debemos respetar unas pautas básicas respecto a los cuidados de las ninfas. Para empezar, deben tener una jaula amplia que permita que puedan realizar vuelos cortos dentro. El tamaño, lógicamente, dependerá del número de aves que se quiera instalar y del tiempo que permanezcan fuera de ella. Como puede ocurrir que alguna de las ninfas sea muy territorial se recomienda tener siempre un comedero y bebedero de más para evitar disputas entre ellas. Se aconseja sacar a las ninfas de la jaula en un entorno seguro para ellas, sin cristales contra los que puedan golpearse y también se recomienda adiestrarlas para que entren en la jaula sin estrés. Esto es importante respecto a los cuidados de las ninfas. En el caso de que se tengan parejas, se les debe colocar un nido de caja para que entren, teniendo en cuenta que si hay varias parejas deben tener al menos un nido de sobra para evitar disputas. Otro aspecto fundamental en lo que respecta a los cuidados de las ninfas es la dieta. Como ocurre con las psitácidas en general, deben recibir un aporte diario de frutas, verduras, legumbres cocidas y frutos secos, todo ello complementado con un pienso de alta calidad. Las semillas (pipas) deben ofrecerse de forma limitada, evitando un consumo diario excesivo o preponderante respecto a los alimentos ya indicados.


Enfermedades y cuidado veterinario de las ninfas

Es fundamental acudir al veterinario de ninfas al adquirir un nuevo animal, para confirmar que está sano y que no presenta parásitos. Al introducir nuevas ninfas en la instalación, es importante realizar una cuarentena que reduzca los riesgos sanitarios a los demás animales. Todas las aves pueden ser portadoras de bacterias, virus y hongos que, en momentos de estrés, causen enfermedad. Las aves no dan pistas muy evidentes de enfermedad, por eso, cuando se percibe algún síntoma, sea el que sea, se debe acudir al veterinario especialista en ninfas con prontitud. Otro motivo de consulta común es la presencia de trastornos del comportamiento, sobre todo por aburrimiento o estrés. Este se manifiesta arrancándose las plumas propias y de la pareja (picaje), llegando a desplumarse completamente y provocarse heridas graves. Por ello se debe prestar mucha atención a las plumas y su brillo, la piel, el pico y las patas de nuestra ninfa. Ante cualquier duda acudiremos al veterinario experto en ninfas para que nos aconseje los mejores métodos para ejercitarla y entretenerla, enriquecer su medio ambiente y tratarla si fuera necesario. Si nuestra ninfa es una hembra, debemos prestar especial atención a la puesta de huevos, que puede llegar a ser patológica y muy peligrosa para ella. Las ninfas, como todas las aves, pueden poner huevos aunque no se encuentren en parejas y, en muchas ocasiones, pueden tener problemas para hacerlo. Si esto ocurre, estaríamos ante una urgencia médica. Como control rutinario es recomendable realizar análisis de sangre y coprológicos (de heces), al menos una vez al año. En Gwana Vet ponemos a tu disposición todos los medios diagnósticos para detectar posibles enfermedades y ayudarte para que puedas garantizar el bienestar de tu ninfa.